Blog

Factores de Riesgo Psicosocial: la variable que faltaba en la ecuación.

Este post será un poco más técnico que los anteriores y la razón es que me parece tan relevante el tema de los factores de riesgo psicosocial que quiero aportar a que se difunda masivamente.
Partamos por el principio. ¿Qué son los factores de riesgo psicosocial? Según el Instituto de Seguridad Laboral de Chile, éstos se refieren a las características derivadas de la organización, gestión y condiciones de trabajo que afectan a la salud de las personas a través de mecanismos psicológicos y fisiológicos conocidos como estrés (2013) En simple, son las vivencias, percepciones y experiencias que los trabajadores/as tienen acerca de las condiciones de su trabajo. Y son de riesgo porque pueden enfermar a la persona. Así de claro. En otras palabras, esto da pie para afirmar que un/a trabajador/a se puede enfermar no solamente por respirar productos tóxicos, cargar demasiado peso o mantener hábitos posturales inadecuados. Una persona también se puede enfermar porque su trabajo le genera presiones psicológicas y emocionales demasiado altas de sostener.

Al referirse a las percepciones y vivencias de los trabajadores/as, los factores de riesgo psicosocial colocan en la ecuación una variable clave que no ha estado incluida: el estado mental-emocional del trabajador/a. Un ejemplo para comprender la relevancia de esto: Hace unas semanas en una reunión con ejecutivos de una empresa caracterizada por contar con altos estándares de seguridad, me comentaron el último accidente que habían tenido (un trabajador cayó desde una plataforma en altura) y los resultados que arrojó la investigación respectiva: la falta de señalética específica en la zona del accidente fue considerada la causa del accidente. Sin embargo los compañeros del accidentado manejaban otra información en las conversaciones de pasillo: hace unos días dicho hombre se había enterado que su esposa lo engañaba, debido a lo cual “andaba con la cabeza en otro lado”

Y claro, cuando andamos con “la cabeza en otro lado” es mucho más probable que nos accidentemos, nos equivoquemos o nos sintamos abrumados (o todas las anteriores). Y es en este punto donde entran las prácticas de mindfulness y todos sus beneficios, ya que el mindfulness nos ayuda a desarrollar la capacidad de estar presentes en aquello que estamos realizando. Y al estar más presentes podemos conectar con nuestro entorno y nuestros compañeros de trabajo.

Los indicadores de riesgo psicosocial se miden en Chile a través del cuestionario SUSESO-ISTAS 21, que los agrupa en las siguientes cinco dimensiones. Exceso de exigencias psicológicas del trabajo (cuando se deben esconder los sentimientos y no se pueden expresar las opiniones y/o se deben tomar decisiones difíciles y de forma rápida); Falta de influencia y desarrollo en el trabajo (cuando los trabajadores/as no poseen margen de autonomía en la forma de realizar sus tareas y/o el trabajo carece de sentido para el trabajador/a); Falta de apoyo social y mala calidad de liderazgo (cuando los trabajadores/as deben trabajar aislados, sin apoyo de sus superiores o compañeros); Escasas compensaciones del trabajo (cuando los trabajadores/as perciben faltas de respeto y/o se les da un trato injusto); y Doble Presencia (esta dimensión se relaciona con la conciliación trabajo/familia y la corresponsabilidad parental)

La última buena noticia de este post es que desde el 2013 todas las empresas en Chile deben evaluar los factores de riesgo en su organización y tomar medidas correctivas en caso de observarse indicadores elevados. Según mi parecer, esto abre las puertas para poder realizar intervenciones de mindfulness dentro de las organizaciones de manera seria y sostenible en el tiempo. Al parecer corren tiempos de cambio…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

no será publicado